viernes, junio 10, 2005

la cama no te alcanza

M. hoy tenía que levantarse muy temprano y a las 6:00 am nos depertó la alarma de su teléfono celular. Afuera llovía y todavía era de noche. Terminamos otra vez durmiendo en el sillón-cama, bastante incómodo. De los dos, creo que a ella le molesta más, y ayer casi no pudo dormir.

La cama no le alzanca y esto de escoger cada noche qué parte del cuerpo dormirá fuera sólo le había ganado enemigos: pies amoratados y manecitas descalzas que procuraban venganzas de resfríos y achaques mañaneros.