sábado, junio 11, 2005

Never underestimate the predictability of stupidity (bueno, a veces si)

La frase sale de un diálogo de la película Snatch, aunque bien pudo articularla un elocuente JM Keynes para referirse a los métodos, muchas veces bastante poco ortodoxos, que utilizan inversores amateurs para valuar activos (ya saben, la idea del concurso de belleza..saben no?)

Pero si la pelotudez fuera tan predecible entonces muchos accidentes viales podrían evitarse y muchos inversores podrían aprovechar los errores de novatos en su propio provecho. Pero NO! Los pelotudos tienen varias fuentes de poder. Y no me refiero al famoso adagio: "Seremos boludos pero somos una bocha" (ver Casero, Alfredo, Cha Cha Cha). Aunque también es importante.

Dejame ejemplificar la fuente precisa de poder a la que me refiero. Si me encuentro con un pelotudo en un contexto determinado puedo predecir con bastante eficiencia cuál será su próxima respuesta immediate ante esa situación. Si un muchacho ignoto escribe en una pequeña columna del WSJ recomendando un activo...el lunes todos irán a comprarlo. Predecible.

Ahora, lo que no es tan predecible es cuánto tiempo estarán obstinados en mantener esta conducta que carece de fundamentos racionales. Más aun cuando su propia acción muchas veces convalida aun más la hipótesis inicial (y errada) de que estaban en el camino indicado.
En el caso de mercados financieros, la actividad de inversores expertos, quienes identifican las malas apuestas de los novatos y pronostican un regreso a precios basados en fundamentos generan contra-apuestas estabilizadoras (si, son clásicos arbitrajistas). Pero, en un paper que estoy leyendo DeLong, Summers y otros dicen que la intervención de mogólicos desinformados (ellos los llaman noise traders...el tono despectivo es mío) no solo genera desequilibrios temporales...podrían extenderse durante un tiempo prolongado...e incluso ahondarse. Generan un riesgo adicional (al riesgo fundamental de mercado) dado por la incertidumbre de la duración e intensidad de los desequilibrios que provocan que repele la acción de los arbitrajistas en esos activos...

Vivimos una época particularmente interesante. Los pelotudos florecen hasta en los rincones. Sin embargo, hay un par de temas cuyo desenlace todavía no puedo predecir con suficiente seguridad.

El primero tiene que ver con los déficits norteamericanos, el tipo de cambio y el interest-rate-conundrum (la inverted yield curve). El segundo tiene que ver con la burbuja immobiliaria por las tasas de interés tan bajas, y que como consecuencia creó riqueza y alentó el consumo e hizo que USA siga creciendo. Ok, están conectados. La cuestión es cómo salir de esto: depresión vs estallido de la burbuja (no parece una falacia del tipo "falso dilema", la tercera opción sería que el resto del mundo estuviera creciendo a un ritmo más elevado..lo cual no está pasando)

Sigo creyendo que la caída del dólar, mediante la disminución de demanda de bonos por parte del mundo resolvería todo de una vez. En todo caso, una leve recesión sería más barato que el shock financiero. Aunque este último también es un escenario posible...seguiré investigando...

Something will give. It is possible that the US consumer’s propensity to spend gives way without any financial market shock, or the United States may decide to take preemptive steps to cut its fiscal deficit even in the absence of bond market pressure (es irónico claro) But it is more likely that neither the US government nor the US consumer will cut back until market pressures force them to. If the Asian central banks now financing the US current account (and fiscal) deficit cut back the pace of their reserve accumulation, the dollar would slump and US interest rates would have to rise sharply to attract the external financing the United States would still need from private investors. US investment would fall, US consumer spending would slump, freeing up more domestic savings to finance the US budget deficit.The US current account would improve, but the adjustment would occur in the worst way for the United States, via a sharp recession. Even if foreign central banks do not cut back on the pace of reserve accumulation, as the US current account deficit continues to grow, a higher share of the deficit will need to be financed by private investors. Eventually, private investors will demand higher rates to compensate for the risks intrinsic in lending to a country that already has substantial external
debt and has a large, and expanding, current account deficit.

Nouriel Roubini, The Sustainability of the US External Imbalances

más libros para leer: Walter Bagehot, Lombard Street / JK Galbraith, The Great Crash 1929 / Charles Kindleberger, Manias, Panics and Crashes: A History of Financial Crises / Charles Mackay, Extraordinary Popular Delusions and the Madness of Crowds / Marc Faber's Path to Profit in the Financial Crisis