jueves, noviembre 17, 2005

Acabo de volver de un pub y todavia persiste el efecto anestesico de aquella sucesion de Sam Adams. Que dificil es putear en ingles. Me encanta el idioma, no es eso, pero cuando uno siente la necesidad exabrupta de vituperear, nada mejor que gritar LA CONCHA DE LA LORA.
Estabamos jugando al "fusball", asi llaman al metegol, y despues de una carambola venenosa la bolita esquivo a mi paralitico defensor y se produjo el tanto para los contrarios. Me salio un "fuck"...y despues les dije..."perdon, tengo que putear en castellano"...
Asi es como aprendieron sobre La Concha de Lora. La traduccion al ingles es fantastica. La proxima hora no pararon de vociferar las palabras, un castellano con acento muy marcado pero no menos eficaz.
Plumas verdes. Los eufemismos son elegantes, elipticos, pero amortiguan el impacto de una buena puteada.