sábado, noviembre 26, 2005

De que estaba hablando?

Pensar que uno habia dejado atras el "tercer mundo", un termino que aunque originalmente quiza fuera peyorativo lo era por distintas razones a las de hoy. Es que el termino pretendia incluir a los paises que no pertenecian a la dicotomia bipolar USA-USSR, claro que eran los menos desarrollados en general. Atras quedo la aftosa, reemplazada por esa tuberculosis vacuna que llaman vaca loca. En San Martin, a pocas cuadras de la General Paz, siempre me parecio gracioso el nombre de aquella carnicerica: "La Vaca Loca". Hoy me sigue causando gracia, aunque respeto esa ausencia obstinada de marketing. Atras quedo la aftosa, pero desde las gondolas de Illinois amenazan trocitos deshuesados de pollo potencialmente incubadores de gripe avial. En el pasillo 4 atun enlatado se acumula mientras circulan noticias de pezcado con alto contenido de mercurio. Y pensar que encontrar una uña en aquella pastafrola de Jumbo habia sido mi mayor aventura gastronomica. Tengo que decir, eso si, que mientras uno eliga carne con la etiqueta aprobatoria del organismo federal correspondiente, en lo que a calidad se refiere es bastante buena. Pero amenazan desde las gondolas esos precios mastondonticos. Como diria Joseph Shumpeter cuestionado sobre el contenido calorico de la milanesa al caballo, "me chup' n huevo". Menos mal que no nacio en la Paternal, te imaginas como lo habrian (hubieran, bruto) gastado de chiquito, hubiera ejemplificado el concepto de emprendedor capitalista con descripciones de changueros y cirujas, quiza se hubiera vuelta tanguero, u oficinista en la oficina de renovacion de registros automotores de Dardo Rocha y despues de años tras el mostrador viendo pasar coimas y sobres escribiria una novela llamada "El Proceso", las peripicias de un porteño X macaneando tests psicologicos y visuales para conseguir el carnet que lo habilita a pistear en Lugones y parar el Fiat 1 en la YPF de Pampa para comerse un pancho antes de volverse a casa.