viernes, diciembre 09, 2005

Tan poco futbol

Bajo al lobby del edificio donde un grupo de gente vestida de business casual se aglomera frente al escritorio del consierge, esperando que llegue el primer taxi. Ayer fue la tormenta de nieve mas colosa desde que estoy en Chicago, toda la ciudad parecia un enorme sky resort, salvo que alguien permuto las montanas por rascacielos, la autopista completamente cubierta varios centimetros de blanco. Y justo ayer tuvimos que ir a comer al centro. Deci que no obedecimos eso de la inercia, aunque lo pagamos caro hoy por la mañana.

(Nota 1: intertia is the resistance an object has to a change in its state of motion. Nota 2: mi "state of motion" ayer: completo e ignominioso reposo).

Es que hoy hacia un frio de aquellos, el sol y un poco de viento esparcian la nieve que ahora se acumulaba sobre troncos y ramas de arboles sin hojas, sobre automobiles, varios muchos centimetros de nieve congelada, charcos del orto por todos lados, y un examen final que prometia una pletora de horas calculando probabilidades, y las razones por las cuales alguien someteria a otro ser humano a 16 hojas de ejercicios.

Como puede ser que en chicago, con una tormenta tan grosa afuera, con las vacaciones que se aproximan, con tanta acumulacion de pelotudeces de donde escoger para iniciar una decente conversacion, un espanol, un argentino y un flaco de las islas bermudas (colonias britanicas) terminan hablando de diego armando maradona? Claro, todos sabemos que tengo poco futbol, pero sin A. para desenmascararme, pude ofrecer mi multitud de frases hechas.