viernes, mayo 19, 2006

Extrañas chaquetas nuevas

Nick Leeson es el trader que ocasionó la bancarrota de Barings Bank en 1995 (el banco inglés más antiguo con 233 años, para los que prestaron atención en historia en secundaria, deberían recordar el famoso "empréstito Baring"). Leeson perdió una fortuna (1000 millones de dólares...) en la entonces nueva unidad de derivados de Barings en Singapur (llegó a perder 50 millones de libras en un (1) día!!). Tiene su web http://www.nickleeson.com/, y ayer vi la película, llamada Rogue Trader, sobre el episodio. Después de la bancarrota, Barings fue vendido por la "simbolica" cifra de $1.
Esta mañana fui al CME, Chicago Mercantile Exchange, la "bolsa" de futuros de Chicago, donde se tradean alreadedor de 5 millones de contratos por día, el centro de futuros del planeta (sin contar los contratos que se hacen over the counter, o fuera de exchanges). Nos mostraron uno de los pisos, o "pits", donde centenares de brokers, clerks y demás fauna, gritaban como locos, gesticulaban, se empujaban, hacían señas, gestos, guiños, y usaban chaquetas de colores brillantes que identificaban el tipo de producto que tradean (la clase de equity, commodity, etc.) y la firma que representan. Increíble!!!
Despúes nos llevaron a un trading floor con un montón de terminales, donde nos dieron una breve introducción y nos hicieron tradear, en tiempo real y con data real, futuros durante 20 minutos. Hice $375 dólares, y terminé segundo entre los 30 que éramos en la clase. Lamentablemente era un simulacro, tradeamos futuros del S&P500 Junio06, me dieron una palmada pero nada de plata.
La experiencia fue realmente increíble, tan parecida y distante al mundo de ecuaciones, derivadas y arbitrajes teóricos. Cuando estás frente a la pantalla, y ves fluctuar el valor de tu posición, segundo a segundo, todo el arsenal de ecuaciones se pierde, renace el instinto de supervivencia, matar a alguien para no terminar abajo, ES un juego de suma cero. Me gustó, pero me parece que es extremadamente difícil, lleva mucho trabajo, mucha disciplina, y mucha humildad. Lo que es seguro, voy a volver al CME a practicar en el simulation trading floor.