domingo, noviembre 30, 2008

London Sensorial Sartoriality Crawl

Mucho vino. El domingo a la madrugada volvia a Marylebone despues de una excursion noctura por Shoreditch con N.S. y F.W.

F.W. es fotografo y nos conocimos en Buenos Aires hace muchos anios. Entre copas de vinos, ensalada de tomate y muzzarela, y croquis en servilletas de papel, me explico definitivamente el significado de "depth of field". Yo habia intentado descifrar el significado mucho antes, en varios libros y algun curso de fotografia, pero su explicacion fue inmejorable, excrutando lo que se pierde al jugar entre combinaciones innumerables de "shutter speeds" y "apertures", un nuevo jardin se abrio para explorar con mi camara, y las ganas renovadas ahora de ponerme a jugar de nuevo, como cuando redescubrimos en un juguete de la infancia del que estabamos aburridos una nueva caracteristica sorprendente que se nos habia mantenido esquiva.

Lo mismo pasa con las personas. Sobre todo cuando las vemos demasiado, o nos las vemos hace mucho y creemos conocerlas, y al hablar descrubrimos algo mas que mantenian oculto y que nos conmueve infinitamente.

Shoreditch es fantastico. Es Mr. Hyde, cuando el west de London es Dr. Jeckyll. Una gordita de ascendencia aparentemente asiatica cantando en espaniol desde una tarima, rapera, y la gente mas fotogenica del planeta vestida para si misma y deleite de observadores bailando todos. Antes de llegar a Bar Hall, habia tenido que tomar el subte hacia Liverpool Street, el mismo camino que recorro cada maniana al trabajo. Esta vez, los vagones semi-vacios, suficiente lugar para regalarme la opcionalidad de sentarme donde quisiera, o de permanecer parado. Pero queria sentarme al lado ella, la del gorro de lana rojo, y ese lugar estaba ocupado. Asi que espere. Llegamos a Totteham Court, pasamos por Holborn Station y recien en Chancery Lane se desocupo el lugar. Ella seguia leyendo su libro, cuidadosamente encuadernado con esas laminas de plastico transparente que las abuelas y algunas madres nos obligaban en la infancia para los libros del primario. Flequillo rubio y la piel muy clara, pasaba paginas demasiado rapido, y al mirar descubri que la letra del libro era mas grande que de costumbre, lo que explicaba la velocidad con que devoraba aquel libro. Quedaban un par de paradas hasta Liverpool Station, y despues de meditar sobre el nefasto dilema de iniciar o no una conversacion, y aunque hubiera sido mas entretenido decir que le hable, vote por el silencio. Al bajarme del subte, camine hacia la salida, todavia bordeando vagones sobre el anden, sabiendo que el tren pronto recomenzaria su marcha, asi que bastaria con mirar a traves de la ventana, y seria facil, tenia que enfocarme en ver a alguien con un gorro de lana rojo, aun en un  tren en marcha seria facil. Y asi fue, yo caminando hace la salida del subte, y ella ya en movimiento, hubiera sido una buena foto, paso a toda marcha y tambien paso el gorro de lana, nitido en un nubarron de formas inerciales.