viernes, abril 17, 2009

a night out with Tommy B and Ahmmed ENK

What a night baby, rib eyes and too much malbec.

rib eyes cooked perfectly at Goodman (Maddox St.)

bottle of malbec: 9 pounds each at P&P.

lunes, abril 13, 2009

Roma
















sábado, abril 04, 2009

Mas tarde esa noche

Trevor nos guio hasta nuestra mesa. The Green Mill tenia el mismo nombre que aquel conocido club de Jazz en Chicago. Al igual que aquel, el de Camdem exudaba desesparanzado anioranzas de anios de gloria ya pasados y ansias de mejores estandares de limpieza. Pero The Green Mill en Camdem habia abierto hace apenas dos semanas, asi que Iolanda dijo que no hay excusas que valgan, y que el lugar era una inmundicia. Pero el whisky era barato y todos sabian que nadie sabia lo suficiente de musica para articular con gracia una critica fundamentada sobre la version de Round Midnight que nos daba la bienvenida. Y el whisky era barato y el lugar cerraba a las 6am, lo cual nos permitia una larga noche por delante, algo no siempre facil de encontrar en una ciudad que vive y bebe intensamente, pero que parece hacerlo en publico solo hasta las 2 de la maniana. A las 2am seguiamos tomando, Antoine bailaba con una rubia que parecia [ ] y que dijo ser francesa y se habia porfiado en tal aseveracion hasta que Antoine le conto sobre sus antepasados muertos en las guerras napoleonicas y ella finalmente confeso ser de Ojtalt, Latvia, y [ ]. Me encanta Latvia, mintio Antoine. Nos habiamos quedado sin una libra y el whisky era barato pero no gratis. Fede Aldazabal encontro siete billetes, dos eran euros y los otros cinco liras turcas. A Antoine ya lo habiamos perdido, nunca pudo o quiso hacer mas de una cosa a la vez, y ahora estaba ocupado con Lucy, la prostituta francesa de Ojtalt. Fede se levanto, se peino, enderezo la camisa dentro del pantalon y camino hasta la mejor mesa del club, que como era de esperar estaba muy cerca de la banda, muy lejos de los banios y separada de las demas mesas por un cordon morado que se balanceaba entre parantes plateados. Bob, el hermano blanco de Trevor, tambien de Santo Domingo, no dijo nada cuando Fede cruzo el cordon y siguio caminando hasta la mesa redonda donde cuatro hombres y dos mujeres disfrutaban, hasta entonces en silencio, los soliloquios melodicos de Joe Rosenganz. Joe siguio sodomizando su trompeta, pero parecia seriamente interesado en la conversacion entre Fede y los cuatro hombres, los cinco hablaban a la vez, mientras Joe mantenia su propio dialogo, aun mas intenso, con el piano de cola que desde un rincon fisionaba atomos de vibrantisima armonia, y Fede gesticulaba y desde nuestra mesa se veia como sacaba los siete billetes y con la mano en alto contaba algo con los dedos, y Joe, entretenido desde la tarima con ese espectaculo, era su turno ahora que el piano daba un paso al costado y se contentaba con marcar el ritmo para el monologo de la trompeta. Las dos conversaciones, arriba y abajo de la tarima, se entrecruzaban y parecian una misma cosa, demasiado whisky barato. Joe, anteojos de marco ancho y negro, con el dedo pulgar sosteniendo la trompeta y con los demas digitando improvisaciones maquinalmente eternas, transformando aire en cadencias y cadenas de notas a la inimaginable velocidad de media treintena de pentagramas por nano segundo. Fede, por fin, miro nuevamente a nuetra mesa y torcio levemente la cabeza como invitandonos a conocer a sus nuevos amigos.  

jueves, abril 02, 2009

Abril

Saque pasajes a Roma para semana santa.