jueves, diciembre 24, 2009

Tales of Hoffman Opera


comentare en algun momento....

domingo, diciembre 13, 2009

Aida Nocturna era un ave diurna. Le molestaba enredarse en encuentros nocturnos, preferia el dia, y no era la oscuridad o el cansacio lo que la fastidiaba, se sabia mas alerta durante el dia y despues de decadas de salidas e intentos abrazo con fuerza la realizacion de que cuanto pudiera hacerse de dia no valia la pena postergar hasta despues del aterdecer. Mientras esperaba en el transito, su automovil estanco en una cadena ininterrumpida y lenta, apago la radio y disfruto del silencio. Alvaro la esperaba en casa. Su agente acababa de llamarla, le dijo que su ultima obra seria presentada en Cannes, tenia menos de treinta anios, una sonrisa inefable y una multitud de ideas multiplicandose y pidiendo a gritos hojas en blanco y repuestos de biromes vic negras, las de tapita blanca cuyas puntas masticaba intempestivamente.

Habia trabajado desde la adolescencia, escribiendo, pintando y filmando maquinalmente para salirse de la pobreza, el arte era su bote, y aunque adornado a la medida de su mas propio temperamento, de su Ser ella decia sin saber entonces que significaba aquello, seguia siendo un bote que debia sacarla por fin del delta laberintico del Buenos Aires mas humilde, y sabia que cuando las avenidas anchas de Libertador la recibieran, cambiaria de bote, nada malo en aquello. Por fin llego a casa, abrio el porton electrico y estaciono el Audi.

sábado, diciembre 12, 2009

el solipsismo de Alvaro Iturralde

Alvaro habia pasado semanas tallando arboles, se internaba en el bosque con un cuchillo y jugaba descortezando vientres de robles que se dejaban tatuar mensajes sin ofrecer resistencia, y cuando se cansaba salia del bosque y volvia a la ciudad, a su trabajo. Todos tenian secretos. Alvaro estaba insatisfecho y queria producir algo enteramente propio, imponer reglas en vez de disfrutar espectatorialmente de las suculencias que se ofrecian en estanterias y alacenas ajenas. A mi me alcanzaba muchas veces pensar que pensar una coma en otro lugar podia hacer que la enteridad de una novela se vuelva mia y sea infinatemente diferente a las demas pensadas o escritas. Por eso a Borges le molestaban tanto los espejos, quiza por creer saber que aunque no lo duplicaban, se acercaban peligrosamente a lograrlo, y pese a alejarse imaginacionalmente de antepasados nordicos o indigenas en laberintos inventados, el reflejo de algo seguiria alli, sin poder ser apagado - eso era el infinito, y no acabaria ni siquiera con su muerte, a menos que alguien apagara la luz dijeron cargosamente. Alvaro no sabia, pero dos semanas antes habia descubierto el inefable 'solipsismo de las mentes', cuando su mujer se fue, sin decirle nada y sin haberle insinuado siquiera una mueca de resentimiento o enojo. Ella estaba en Roma, convertida en otra, atendiendo a la voz que interiormente le dijo una noche que renaciera y se hiciera nube, que volara lejos y comenzara a actuar, o al menos a dar dos o tres o cuantos pasos al costado necesitara para sentirse parada ya en el sendero correcto. Alvaro estaba extasiado. Por fin encontro lo que buscaba, encontro el misterio que creyo suyo resolver, y mientras otros, todos, se consolaban con interlocutar con su propia voz interior, el descubrio que hacerlo con otros no alcanzaba, que las palabras, la interminabilidad de momentos compartidos era insuficiente, que no habia forma de saber quienes eran los otros, desde los tipos sencillos que le sonreian cuando compraba fasos en el almacen hasta las mentes cuya agilidad parloteante habia pulseado durante toda su vida gustosamente en debates vaginalmente teatrales y de los que volvia con la plena conviccion de que la verdad estaba en la dualidad del dialogo, que solo podia salir de la colision de ideas verborrageadas por voces diferentes, y cuanto mas diferentes mejor. Pero antes no se habia preguntado quien realmente era ese otro. Y ahora si? Descubrio otro juguete, otro orificio escondido que debia ser explorado, que se trifurcaba elipticamente y llevaria una vida recorrer, y que no requeria levantarse del sillon, quiza.

sábado, diciembre 05, 2009

Con Sonancias

Seguiste con los ojos el desparramo triangular del ascua tremula que se desprendia del papel quemado de la punta del cigarrillo y sabias que el universo estaba absolutamente cagado. La conviccion no fue epifania intelectual ni artistica, mucho menos revelacion religiosa o antesala liturgica del descubrimiento metodico logico de premisas renglonadas, sino la plena sencilla llana blanco sobre negro realizacion de que el universo estaba y esta cagado. Te hubiera agotado antes pensar que la gente ya no lee, y que quienes todavia leen no son merecedores de quienes realmente todavia escriben, y dilema del prisionero o equilibrio inequivoco de eso hubiera sido que nadie ya deberia escribir lo cual haria mas dificil que alguien, en algun lado, despertara a la autentica ambicion devoradora de comenzar a leer compulsiva, impasiva e irremediablemente para siempre, desde el amanecer de practicas de vocales, sin poder parar, leer por el placer no de descubrir como acabara un cuento, sino porque una oracion bien plantada, la consecucion de cinco palabras bien ordenadas vibrara consonantemente, con consonancia, y urgiera un placer interno (orgiastico?) que no hubiera otra manera, no hubiera otra manera en este universo plagado de estimulos sensoriales! de generar. Y asi como te gusta como escribo, por se que te gusta, tambien a mi me gusta escribir.

Sera diciembre o la curda o la nieve

Llego diciembre y nieva en NYC! Me desperte tarde, es sabado, y despues de un cafe y de buscar unas camisas que habia dejado hace dias para lavar y planchar, fui a leer el libro de Nathan Englander a Financier y volvi a casa, a nadar, nieve afuera, gimnasio y otra vez a casa, esta vez cansado pero mas despierto, listo para escribir y un poco mas de musica. Le recomende hacer lo que mas le gusta hacer, y le dije, con autoridad aunque sin conviccion, que si hacemos lo que verdaderamente nos gusta durante un tiempo lo suficientemente largo seriamos recompenzados por la conviccion interna y quiza hasta la validacion externa de que habiamos triunfado. Hace poco estuve en Buenos Aires, como no estaba hace mucho, y volvi a ver a mucha gente, mas que volver a verlos, volvimos a encontrarnos en conversaciones y situaciones como no compartia hace mucho, y las cosas siguen igual, aunque cambiadas, todos vestidos por nuevas marcas y en otros bares y con otra musica de fondo, como si el universo entero se revolviera y cambiara de forma o tamano, pero cada estrato, en relacion a los demas, siguiera en una posicion similar, Buenos Aires igual de cool que siempre, mis amigos distintos de como eran antes, pero todavia parecidamente diferentes entre si a como eran antes, cada cual con sus singularidades relativas intactas, caracter o personalidad, vicios y ticks no se pierden tan facil, o quiza sea la perspectiva del que visita cada tanto, y ve todo desde un poquito mas lejos. Las cosas estaban demasiado en su lugar, estereotipicamente encausadas diria algun tipificador estadistico, vimos al mundo como deberia estar, y nos complacimos ante tal realizacion: verlo a N.G. complacidamente debatido entre Heidegger y JetLounge, a Gaudio persiguiendo colegialas (mas petiso de lo que hubieramos pensado), a N.DG en Devoto en una conversacion eterna, identica a las que tenemos cada par de anios pero mejor. Pero tanto como la complacencia de encontrar realidades coherentes con imaginarios ideales, esta la mas grata sorpresa de saber que quedan incognitas por resolver, volver a DiTella ahora con mi hermano para inscribirse y ver que sera de esta nueva etapa que comienza, el casi final de otra decada para mi, para mis viejos.
Antes de que esto se vuelva demasiado autoreferencial, la cortamos. No es diciembre, ni que sean las 5.30pm en NYC y afuera nieve y sea de noche desde hace rato lo que nos impele a la autoreferenciacion, o quiza si. Hay nuevos proyectos, entre los cuales estan los laborales, mas que nunca, los emprendedores, los personales, y este que estoy concretando ahora mientras escribo que prometo intentar escribir mas y mas seguido, y leer todavia mas, de todo, y llenar una nueva biblioteca como la que dejamos ya leida en Buenos Aires cuando me fui, hace casi 5 anios.